Caminante son tus huellas
el camino y nada más;
caminante no hay camino
se hace camino al andar.
            Antonio Machado


Caminante
Andrés Díaz Marrero

El rumbo a seguir ignora
el alma cuando hay tristeza,
y un aguijón, que no cesa,
segundo, minuto y hora;
dolor punzante que mora
que desgasta y hace mella;
de angustia la suerte sella
y nos llena de dolor.
Por veredas del amor
caminante son tus huellas.


El tiempo, siempre al acecho,
tras cada esquina escondido
con el puñal del olvido
buscando el flamante pecho.
Triste fortuna del hecho
que nos quebranta la paz,
dejando el amor atrás;
roto, dolido y muriendo.
En sombras tan sólo viendo
el camino y nada más.





Con fugaces ilusiones
nuestro corazón se engaña.
El alma estremece y daña
sus más caras pretensiones.
Espejismos las pasiones;
marca son de nuestro sino.
Vagar el fatal destino
de quien amó con locura
y hoy exclama en amargura
caminante no hay camino.


No hay caminos sin abrojos,
sin penas ni sacrificio.
Porque el amar es oficio
que anega siempre los ojos.
Y si míseros despojos
del alma suelen quedar,
de tanto sentir y amar,
de tanto llorar por ella,
atrás no busque la huella...
Se hace camino al andar.




©Andrés Díaz Marrero
http://edulect.org